Posteado por: nbvelazquez | octubre 9, 2012

Descubrimiento y conquista.

Los títulos a la dominación de las Indias

La ocupación de la tierra: Desde fines del siglo XV, Castilla y Portugal eran las únicas potencias atlánticas y rivalizaban e el dominio de las islas oceánicas y de la costa africana.

Tratado de Alcacobas en 1480: aseguraba para Portugal la costa de Africa, y para Castilla las islas Canarias y el mar situado al norte de éstas.

Bula Inter Caetera del 3y4 de marzo de 1493 el papa donaba a Castilla todas las tierras no poseídas por otro príncipe cristiano que se encontraran al oeste de una línea o meridiano situado a 100 leguas de las islas Azores y de Cabo Verde. La división no gustó a Portugal, que vio cercenados sus derechos y se entablaron negociaciones entre ambas potencias.

Tratado de Tordesillas el 7 de junio de 1494 llevó el límite entre ambas zonas a 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde, salvo las ya descubiertas por Castilla a partir de las 250 leguas de dicho punto. Había serias dificultades para medir los meridianos, además no se aclaraba que leguas si españolas o portuguesas ( problema con e descubrimiento de Cabral y Vespucio.).
Los cartógrafos realizaban mediciones para los que los contrataban, los estados decidieron ocupar las tierras en zonas dudosas para asegurarse sus derechos.
Portugal comenzó a ocupar Brasil y se intereso por el Río de la Plata descubierto por Solís, explorado por Gaboto. En 1531 Martín de Sousa recorrió el Río de la Plata pero no se pudo instalar, situación que preocupó a España, que decide enviar a Pedro de Mendoza par ocupar la región. Las fundaciones que se realizaron en la cuenca del Río de la P. obedecen a la situación internacional, acontecimientos que seguirán influyendo en su desarrollo y organización política. El Río de la Plata funcionó como marca, de frontera, y tuvo la función de defensa del extremo austral del imperio. La duda de la línea de Tordesillas, la permanente intención de Portugal de avanzar sus límites hacia el oeste, y las intenciones de España de detener la expansión, determinaron un conflicto internacional, que influyó en sus sucesores el Imperio de Brasil y la República Argentina.
-La invasión portuguesa a la Banda Oriental-1816
-La Guerra argentina-brasileña de 1826-28.
-La Guerra de la Triple Alianza entre 1865-1870, son expresiones tardías de del conflicto colonial, el final se produjo en 1898 con un arbitraje internacional que estableció los límites de ambos países.

Bibliografia:Carlos A.Floria.César A.Garcia Belsunce Historia de los Argentinos.Ed. El Ateneo.

El documento papal de 1493 que dividió el Nuevo Mundo
Se trata de la bula que delimitó los dominios marítimos y coloniales de España y Portugal
Por Elisabetta Piqué | LA NACION

El documento saldrá por primera vez del Vaticano. Foto: LA NACION / Elisabetta Piqué
ROMA.- Más de cinco siglos después de ser promulgada, la bula Inter cetera , también llamada “de partición”, con la que en 1493 el papa Alejandro VI determinó el futuro del Nuevo Mundo -descubierto el 12 de octubre del año anterior por Cristóbal Colón-, será uno de los tesoros que saldrán por primera vez del Archivo Secreto Vaticano el año próximo.
El documento delimitó las colonias de España y Portugal en las tierras recién descubiertas y pidió a los monarcas de ambos países que enviaran misioneros para convertir a los indígenas al cristianismo. La bula es uno de los 100 documentos que serán exhibidos en Lux in Arcana, el Archivo Secreto Vaticano se Revela ( http://www.luxinarcana.org ), una muestra sin precedente que tendrá lugar en los Museos Capitolinos de esta ciudad entre febrero y septiembre de 2012, por los 400 años de la fundación del Archivo Secreto Vaticano.
El 12 de octubre de 1492, después de 69 días de navegación, Cristóbal Colón ancló su carabela, la Santa María, cerca de la isla de Guanahani, futura isla de San Salvador. En su intento de alcanzar por vía marítima Catai y Cipango (China y Japón) por una nueva e inexplorada vía, el navegante les donó a España y a Europa el Nuevo Mundo.
Nacido en Génova en 1451, Colón se había establecido en Portugal, donde se apasionó por la exploración y estudió el modo más rápido de llegar a Cipango y a otras tierras desconocidas por vía marítima. En 1484 propuso su proyecto al rey de Portugal. Tras su rechazo, probó con los monarcas de Castilla y Aragón. Pese a que éstos también le dijeron que no, Colón insistió. Años más tarde, en pleno fervor de la guerra de reconquista cristiana de España, logró un acuerdo con los reyes de España para que le financiaran la aventura. Así, el 3 de agosto de ese mismo año zarpó hacia Occidente desde el Puerto de Palos, para ingresar en la historia con mayúsculas.
Después de su regreso a Europa, en marzo de 1493, el papa Alejandro VI (el español Rodrigo Borja), luego de un pedido de los monarcas españoles, que temían las reivindicaciones territoriales realizadas por el rey Juan II de Portugal, publicó una serie de documentos, entre los cuales el más importante es la bula Inter cetera , del 4 de mayo de 1493.
Con este documento, el papa -en virtud de su autoridad apostólica sobre las tierras occidentales del ex Imperio Romano, ejercitada a raíz de las prerrogativas atribuidas a los pontífices por la falsa donación de Constantino- les entregó a los reyes españoles la posesión de todas las islas y tierras descubiertas y de las que se descubrieran en el futuro al oeste de una línea de frontera ideal Polo Norte-Polo Sur idealmente trazada a unas cien leguas de las islas Azores y de las islas de Cabo Verde.
Con este acto, el Pontífice delimitó el dominio marítimo y colonial de España y Portugal. El Papa también les pidió a los monarcas enviar cuanto antes a misioneros católicos para convertir a la verdadera fe de Cristo a las poblaciones indígenas. El documento tuvo una inmensa repercusión en los años siguientes. El Tratado de Tordesillas, de 1494, entre los reyes de Portugal y España, corrió las fronteras de las respectivas zonas de influencia a 370 millas de la línea ideal trazada por el papa.
“Habría que estudiar si realmente estaban de acuerdo en ese momento España y Portugal, que de todos modos le hicieron caso al papa”, dijo el cardenal argentino Jorge Mejía, que fue titular de la Biblioteca y del Archivo Secreto Vaticano entre 1998 y 2003. El prelado destacó que el documento fue algo “no puramente político o geográfico, sino que también existía la preocupación por la evangelización de las tierras recientemente descubiertas”.


Responses

  1. Muy buena información, muchas gracias Profe

  2. Muy buena la información , gracias profe.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: